Escuela de Panadería y Pastelería

En la última década han aparecido nuevas tendencias en el mundo gastronómico, como la indulgencia o la practicidad; sin embargo, existe un rasgo muy valorado por el consumidor que se potencia con el paso de los años, “la experiencia artesanal”, un rasgo que busca definir el momento de consumo.

En Fleischmann buscamos siempre potenciar la experiencia artesanal con la ayuda de nuestros productos y de nuestra Escuela de Panadería y Pastelería. La Escuela nació para acompañar al panadero, para evolucionar junto a él, adaptándose a las nuevas tendencias e innovaciones que surgen de manera global y local. Buscamos inspirar al panadero en su pasión por sorprender a sus clientes, a través de nuevas recetas e ingredientes, que diversifiquen el mostrador de la panadería.

En la escuela buscamos formar a generaciones de panaderos en las nuevas técnicas y recetas, pero siempre con una mirada artesanal. Los cursos son un pilar de formación que junto al uso de productos, el costeo de recetas, exhibiciones en el punto de venta, entre otros, logran que la Escuela desarrolle propuestas con soluciones integrales para el negocio del panadero.

Para ello cuenta con un equipo formado por los mejores Maestros Panaderos y Maestros Pasteleros, que reúnen años de experiencia y oficio en el negocio. Resguardamos las tradiciones, a la vez que innovamos según las necesidades de los consumidores uruguayos, buscando generar una mezcla de sorpresa, placer y experiencia artesanal al momento del consumo.

Siempre con una mirada local y una mirada internacional, la Escuela ha sabido expandirse a 7 países de Sudamérica, convirtiéndose en un referente de formación en cada uno de los países en los que se ubica.

Nuestra Escuela nació para acompañarte en tu día a día, acercándote innovación, inspiración y variedad para el desarrollo de la panadería y pastelería artesanal en tu negocio.

La Escuela en Uruguay...

Tradicionalmente, en Uruguay, el oficio de panadero se transmitió en forma familiar, de generación en generación. Así, las panaderías fundadas por españoles sabían las recetas llegadas de la madre patria, las creadas por italianos hacían las especialidades italianas, y así con las diferentes colectividades. 

Consecuentemente, faltaba quien interrelacionara estas corrientes y que, además, difundiera conocimientos sobre el uso de nuevos productos y tecnologías. Ese espacio fue llenado por la célebre Escuela de Panadería de Fleischmann, fundada en 1961. El primer curso, donde se formaron los primeros técnicos panaderos del país, es llevado a cabo por el fundador de la EDP de Brasil Antonio Ferreira de Araujo. Estos técnicos también recorrieron todo el país, realizando cursos en diferentes localidades y demostraciones en las propias cuadras de las panaderías uruguayas de la época, lo que constituía toda una novedad para la época.

La formación de la escuela Fleischmann tenía como objetivo, completar con la teoría el conocimiento que los panaderos ya había adquirido con la práctica. En aquel entonces se contaba con una panadería en miniatura y trabajaba con fórmulas prácticas para que cada alumno panadero conociera los detalles de la panificación y lograra perfeccionar su propia elaboración. De ese modo, Fleischmann se convirtió rápidamente en el gran formador del rubro en el país. Gracias a este espacio educativo, la empresa instruía gente para ampliar el mercado, comunicar las tendencias e incorporar productos nuevos. En pocos años, la institución se transformó en parte indispensable del servicio que Fleischmann le ofrecía al sector. Así quienes pasaron por sus cursos y demostraciones técnicas, reforzaron el sentimiento que la empresa era mucho más que su proveedora de materias primas sino que les ofrecía constantemente herramientas para perfeccionarse, además de vincularlos entre sí. 

Luego de muchos años con foco en demostraciones técnicas y cursos básicos, los contenidos de tendencias fueron cobrando vigor. En el año 2007 y tras la incorporación de Fleischmann al grupo global AB Mauri, se inaugura el Centro de Servicios Fleischmann, en el barrio histórico de Peñarol en Montevideo. La nueva instalación cuenta con un aula integrada con la zona de elaboración, que permite que los cursos adquieran el dinamismo que los estos tiempos requerían. Se cuenta con materiales multimedia que complementan las exposiciones de los Maestros Fleischmann, reflejando el advenimiento de nuevas formas de aprender.

En 2010, se intenta recobrar la identidad original y surge nuevamente el nombre de Escuela de Panadería para luego, en 2017, se incorporar la palabra Pastelería, de modo de, junto con un nuevo logotipo, conformar una nueva identidad que involucra ya no sólo el área panadera sino las demás disciplinas del negocio. Nace la Escuela de Panadería y Pastelería Fleischmann. Los nuevos cursos incorporan conceptos de innovación y tendencias, pasando por las tradicionales demostraciones y recetas, con elaboración en vivo, exhibición en sala de ventas junto a recomendaciones de comunicación con tus clientes y consejos para mejorar tu atención al público.

ESCUELA DE PANADERíA Y PASTELERíA FLEISCHMANN Junto a los panaderos y pasteleros uruguayos, desde 1961, inspirando tu crecimiento.